Reciclaje de teléfono móviles – por qué reciclar tu móvil usado

Reciclaje de teléfonos – Por qué reciclar los móviles usados

¿Por qué reciclar? ¿Por qué molestarse en reutilizar las cosas? Porque si no lo hacemos, al planeta no le quedará mucho tiempo. Todos tenemos nuestro papel en el reciclaje de móviles e incluso recibes dinero por hacer lo correcto, ya seas consumidor o empresa. ¿Por qué no empezar ahora con Zonzoo?

Nos encantaría salvar definitivamente el planeta y cuidar de él hasta que recupere su salud, pero para eso necesitamos la ayuda de todos. Y realmente no es algo difícil, sólo necesita del esfuerzo conjunto de todos. Acepta nuestra propuesta y recicla teléfonos móviles con nosotros. Si eres una empresa, deja que pongamos en marcha un programa de reciclaje de teléfonos para ti.

Creemos que la REUTILIZACIÓN es un aspecto clave del RECICLAJE; por eso hacemos todo lo posible para promover este concepto haciendo que nuestro programa sea atractivo para ti y fácil de utilizar.

Procesamos los teléfonos que te sobran en nuestros centros de operaciones en toda Europa. Dado que hemos liderado este campo durante los últimos siete años tenemos un excelente entendimiento del proceso. Nos centramos en la reutilización de los teléfonos móviles como factor principal de nuestras operaciones de reciclaje de teléfonos móviles y los teléfonos aptos para ello se reutilizan en países en vías de desarrollo. Esto les da acceso a un medio de comunicación que no tienen y que en muchos casos no hubieran podido costearse.

¿Qué permisos y procedimientos existen? ¿Es seguro el proceso de reciclaje de teléfonos? La respuesta es: ¡Sí! Estamos orgullosos de nuestra transparencia y atención al correcto seguimiento de los procedimientos. A continuación, puedes ver algunos de nuestros permisos y procedimientos. Hemos puesto en práctica sistemas de gestión para apoyar de forma eficiente la mejora medioambiental de nuestros servicios, productos y procesos.

  • ISO 14001
  • ISO 9001
  • Investors in People (programa “Inversores en Personas”)
  • Ley sobre el registro de datos personales (Número de registro Z7373579)
  • Permiso para la gestión de residuos (Número EAWML 83458)
  • Directiva Europea sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (Directivas RAEE y RoHS)
  • UN Global Compact
  • Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea
  • Ley de la Unión Europea sobre Energías Renovables
  • BVSE Entsorgungsfachbetrieb (Número de Certificación 10452)

¿Cuántos teléfonos están olvidados y sin utilizar?

Los teléfonos móviles se suelen utilizar durante unos 18 meses antes de ser reemplazados. Inicialmente, la mayoría de ellos se guardan en cajones y armarios, lo que crea una acumulación de teléfonos usados que puede acabar en la basura. En cualquier país europeo esto puede representar cientos de millones de teléfonos móviles en los vertederos. ¿Por qué no conseguir algo a cambio de reciclar los teléfonos en lugar de tirarlos a la basura dañando el medio ambiente?

¿Por qué tanto revuelo con el reciclaje de móviles?

Los residuos de los productos de telefonía móvil son motivo de preocupación en todo el mundo y están creciendo de forma mucho más rápida que las fuentes de residuos en su totalidad.

Además, contienen muchas sustancias tóxicas, incluyendo arsénico, antimonio, berilio, cadmio, cobre, plomo, mercurio, níquel, cinc y compuestos bromurados que pueden liberarse al aire y filtrarse a las aguas subterráneas al quemarse en incineradoras o desecharse en vertederos, lo que supone una amenaza para la salud humana y el medio ambiente.

Separar los materiales tóxicos de estos productos y desecharlos como residuos peligrosos es muy costoso.

¿Qué toxinas y elementos nocivos contiene el teléfono?

Los teléfonos móviles son aparatos complejos que incluyen un circuito impreso (PCB), pantalla de cristal líquido (LCD), teclado, antena, altavoz, micrófono y batería. El PCB y LCD juntos representan el 98% del impacto medioambiental del teléfono durante su producción y reciclaje. Estos componentes contienen químicos persistentes, bioacumulativos y tóxicos (PBTs) que se han asociado al cáncer y otras afecciones reproductivas, neurológicas y relativas al proceso de desarrollo.

El arsénico (en chips hechos de arsenio de galio), antimonio, berilio, cadmio, plomo (utilizado en la soldadura que une las partes), níquel, paladio, plata, tántalo, cinc, compuestos bromurados y mercurio se encuentran de un modo u otro en los componentes que conforman un teléfono móvil. Cuando se desechan dichos componentes, se filtran a las aguas subterráneas de los vertederos, mientras que las toxinas de los móviles incinerados contaminan el aire, dañan los recursos naturales y tienen un grave impacto en la cadena de alimentación humana.

Además de todo esto, muchas de las baterías contienen cadmio o plomo, materiales clasificados por la Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos como las dos sustancias más peligrosas, ya que son probablemente causantes de cáncer en humanos, constituyen tóxicas para la flora y la fauna y pueden entrar en la cadena alimentaria humana provocando daños en el pulmón, hígado y riñón y, con exposiciones elevadas, incluso la muerte. El cadmio puede filtrarse a las aguas subterráneas desde los vertederos y liberarse a la atmósfera durante el proceso de incineración y reciclaje.

¿Puede reutilizarse el teléfono?

Muchos teléfonos sí pueden reutilizarse. Cuando reciclas tu teléfono móvil usado le proporcionas por primera vez una herramienta de comunicación asequible a familias y personas del mundo en vías de desarrollo, mejorando así su economía local, calidad de vida y seguridad personal.

Los teléfonos que no pueden reutilizarse se reciclan para extraer sus componentes, ahorrando energía, lo que a su vez reduce la producción de gases de efecto invernadero (GEI) que provocan el calentamiento del planeta.

El reciclaje de teléfonos también cumple toda la legislación vigente que regula el ciclo de residuos eléctricos en el entorno. Dicha legislación incluye la Directiva RAEE (Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos).

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa  (“RSC”) se refiere a la forma en que las compañías logran mejorar sus compromisos éticos y alcanzar un balance entre los imperativos económicos, medioambientales y sociales, atendiendo a las preocupaciones y expectativas de sus socios y clientes. El gobierno corporativo refleja el modo en que las compañías hacen frente a sus responsabilidades legales y así proporciona la base sobre la que la RSC y las prácticas corporativas de sostenibilidad pueden desarrollarse para alcanzar operaciones empresariales más responsables.

¿Cómo puede el reciclaje ayudar a mi Responsabilidad Social Corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa  (“RSC”) da forma a la identidad de la organización y está cada vez más integrada en la estrategia de negocio de las organizaciones que operan con éxito. El campo de la práctica empresarial responsable es uno de los temas más dinámicos y estimulantes a los que se enfrentan los líderes empresariales hoy en día y, probablemente, uno de los más importantes para determinar el futuro de nuestro planeta.

¿Por qué es bueno ayudar al medio ambiente?

En el pasado aún había quien consideraba a cualquiera que estuviera interesado en el medio ambiente como un “hippie” loco. Pues bien, hoy en día, entre estos “hippies” encontramos a políticos, grandes empresas, estrellas de cine y al público en general. La razón por la que debemos ayudar al medio ambiente no es porque esté de moda, que lo está, sino porque es imprescindible. El medioambiente necesita de nosotros. Ahora nos toca reponer lo que nos hemos estado llevando durante siglos.

Un hogar medio emite unas 12 toneladas de Co2 al año. El conductor medio emite 2 toneladas de Co2 al año. El Co2 es uno de los gases nocivos que está dañando al planeta, tanto que es necesario un esfuerzo de grupo a nivel global para poner al planeta de nuevo en el buen camino. Y sí que podemos ayudar. El consumidor medio puede ayudar. Bien sea reciclando tu teléfono móvil, utilizando menos electricidad, reduciendo el uso del coche, etc. La lista es interminable. Pero, ¿es bueno ayudar? En nuestra opinión, la respuesta es un rotundo SÍ.